Presentación

“He dicho que revitalizar la Orla del Lago Paranoá es revitalizar Brasilia. Que democratizar la Orla del Lago Paranoá es democratizar Brasilia.

A partir de una acción judicial de cuño ambiental, desocupamos las áreas públicas a lo largo de los más de 100km lineares de la Orla del Lago Paranoá. Pero no podríamos solamente ejecutar la acción de modo burocrático sin hacer justicia al salto civilizatorio que será la reocupación ordenada, liberando el acceso al Lago Paranoá, nuestra playa, nuestro mayor punto de ocio y nuestra mayor belleza paisajística, preservándolo como manantial y restaurando su carácter ambiental por medio de la integración y recuperación de las diversas Unidades de Conservación que lo componen.

Queremos que ese salto civilizatorio tenga lugar con calidad, con competencia técnica y que sea un proyecto innovador. Será un gran complemento a la escala bucólica ideada por Lucio Costa, que hoy es el mayor xodó de los Brasilienses.

El sistema de espacios libres y verdes de Brasilia puede y debe ser coronado y articulado por la Orla del Lago Paranoá, y como queremos la mejor solución para ese proyecto complejo optamos por la forma más democrática de contratación: el concurso público de proyectos. En esta modalidad, los proyectos son presentados de forma anónima y son evaluados por su mérito, por su calidad y mejor atención a las condiciones del edicto.

Así, profesionales de todo el mundo podrán reflexionar y presentar sus propuestas para nuestro Patrimonio Cultural de la Humanidad, que como diría Lucio Costa “no tiene vocación para la mediocridad” y merece un proyecto a la altura del esfuerzo emprendido por todos los brasileños, candeleros pioneros bajo el mando de Juscelino Kubitscheck.

El Lago Paranoá, cada vez más utilizado por los más diversos ciudadanos brasilienses, es nuestra playa, y como playa, no puede ser sólo de algunos. La playa tiene que ser de todos.

Rodrigo Rollemberg

Gobernador de Brasilia

Costa, margen, ensenada, lakefront, lakeshore, waterfront, malecón, bañado, costanera, calzada, playa, orilla.

Diversos países a lo largo del siglo XX emprendieron revitalizaciones de sus orillas y sus respectivos cuerpos hídricos. Estas acciones reconfiguraron los espacios de sus ciudades hacia un nuevo modelo con intenso uso social del espacio aliado a la preservación de sus aguas y de concientización de sus poblaciones para la conservación ambiental.

La Orla del Lago Paranoá es el mayor patrimonio paisajístico de la ciudad de Brasilia, que hace exactamente 30 años fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Remonta su concepción a la Misión Cruls, que a fines del siglo XIX escudriñó el territorio del Planalto Central en busca del mejor sitio para instalación de la Nueva Capital del país.

Desde el siglo XVII ya se sabía y se registraba este punto central del país como divisor de las aguas de al menos tres cuencas hidrográficas. Existen registros de los documentos del Parlamento Inglés, a continuación, traducidos y presentados a la corte portuguesa, que el capital debe ser trasladado a la ubicación de la que surgió y se comparte importantes cuencas de Brasil y donde una red de carreteras debe llegar a integrar el norte y el sur del país, aliada a la estrategia de defensa.

Diversos proyectos para la nueva capital fueron elaborados en la primera mitad del siglo XX, seguidos del informe de la empresa estadounidense Belcher and Associates, de la creación de Novacap y del concurso público nacional para el Plan Piloto de Brasilia, vencido por el bello proyecto de Lucio Costa. Esta ciudad nace entonces de la competencia técnica y de la vanguardia artística aliada a los intensos debates políticos en torno a la interiorización de la capital del país. El éxito de la empresa hizo de Brasilia una metrópoli con más de 4,4 millones de habitantes, 3 millones solamente en el Distrito Federal, con la mayor renta per cápita brasileña, enfrentándose con desigualdades socioeconómicas ya históricas y estructurales.

Es en ese contexto que lanzamos el Concurso para el Masterplan de la Orla Libre del Lago Paranoá. Un proceso de desocupación que comenzó con una acción judicial propuesta por el Ministerio Público del Distrito Federal y Territorios, y que transita en juzgado a fines de 2011. Obligaba a la desocupación ya la recuperación del área de preservación permanente del Lago Paranoá, una franja de 30 metros a partir de la cota altimétrica 1.000,80m.

Originalmente de carácter ambiental, la acción civil planteó el cuestionamiento de la sociedad de cómo retomar esos espacios públicos para la población de Brasilia. Surge, por lo tanto, el Orla Libre, proyecto integrador y coordinador de diversas acciones en torno a la desocupación y reocupación de la Orla del Lago Paranoá. Se pretende calificarlo ambientalmente, integrándolo al uso social del espacio.

Sean bienvenidos a este enorme desafío, reputado por el ex presidente del Instituto de Arquitectos de Brasil, Sergio Magalhães, como “el más importante concurso después de aquel de Brasilia”.

Que la capacidad técnica y artística de toda esa masa crítica de la sociedad civil resulte en bellísimos proyectos que hagan justicia a la importancia urbanística y paisajística.

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

";